martes, 24 de septiembre de 2013

Una calle de Montevideo “donde da gusto vivir” (por Ricardo Carrere)

*Ricardo Carrere
Biodiversidad a escala urbana

El 9 de junio no es una fecha cualquiera. Se trata nada menos que del día en que Uruguay se consagró por primera vez campeón olímpico de fútbol en el estadio Colombes de París en el año 1924.
La calle 9 de junio, que recuerda esa fecha y que nace en la Plaza de los Olímpicos en Malvín, tampoco es una calle cualquiera. Allí tuvo lugar hace unos cuantos años una revuelta pacífica y silenciosa contra la visión monocultural de los encargados del arbolado de Montevideo, que la habían plantado –como es su costumbre- con una sola especie de árbol, en este caso el paraíso. Frente a lo que consideraron un enfoque monótono, un grupo de vecinos, encabezados por Salvador Mérola, decidieron adornar la calle con una gran diversidad de especies, contrariando así todas las normas establecidas en la materia. Los propios vecinos se organizaron para conseguir las plantas y construyeron canteros más amplios para dar cabida a la gran variedad de árboles, arbustos, trepadoras y otras especies que fueron estableciendo en la cuadra.

De acuerdo con una vecina entrevistada (la arquitecta Rosa Troncoso), “todos los vecinos participaron”, aunque aclara que los más activos fueron Salvador Mérola y Germán Fassler. Dice que “no se compró casi nada” y que solo recuerda la compra del castaño y de los gingkos. Las especies por ellos plantadas crecieron y el resultado está hoy a la vista en todo su esplendor: se trata del arbolado más diverso y hermoso de la ciudad, con más de 30 especies de árboles y arbustos en apenas una cuadra. Para quienes quieran aprender a reconocer dichas especies, en el anexo se incluye un recorrido para su reconocimiento.


Pero más allá del tema de la belleza, el enfoque encarado por los vecinos ofrece además una gran ventaja práctica frente a la política oficial del arbolado homogéneo con una sola especie: la resistencia a las plagas.
De acuerdo con la Arq. Troncoso, todos los paraísos de la calle (plantados por la Intendencia) están atacados por el taladro, lo que pone su futuro en cuestión. Sin embargo, la gran diversidad de especies plantadas en la calle asegura la resistencia del conjunto frente al ataque de una plaga que afecte a uno de sus componentes (en este caso, el paraíso). En este sentido, cabe traer a colación lo ocurrido hace pocos años en la calle Guaná. Durante años, dicha calle estuvo cubierta por enormes olmos, cuyas copas formaban una especie de túnel de un frescor extraordinario en los calurosos días del verano. Sin embargo, casi la totalidad de los árboles fueron afectados por un insecto primero y por un hongo después, que los fueron matando hasta hacerlos desaparecer. La fresca calle se convirtió de pronto en un horno y lo seguirá siendo hasta tanto no crezcan lo suficiente los árboles de la nueva –también única- especie que sustituye a los olmos: la uva del Japón (Hovenia dulcis). Otra ventaja del enfoque multiespecífico adoptado por los vecinos, es la convivencia entre especies de hoja caduca y permanente. La caída de las hojas de las especies de hoja caduca permite que el sol penetre y caliente más en invierno, en tanto que las especies que conservan sus hojas todo el año adornan con sus verdes los grises días del invierno. Al mismo tiempo, el ejemplo de esta calle, que contiene algunas especies de valor comestible (guayabo, pitanga, castaño, palto) también sirve para repensar el tema de la elección de especies del ornato público con un posible enfoque de “paisaje comestible”, donde los vecinos puedan abastecerse de alimentos (higuera, guaviyú, níspero, pino piñonero, arazá, nogal, etc.).
La revuelta silenciosa y pacífica de la calle 9 de Junio, llevada a cabo dos o tres décadas atrás, es un ejemplo en materia de iniciativa participativa de los vecinos, que transformaron su calle, con su propia imaginación y esfuerzo, “en un jardín donde da gusto vivir”, tal como reza la placa colocada en la pared de la primera casa de la calle en homenaje a Don Salvador Mérola.



Anexo: Recorrido para reconocimiento de especies:

Comenzando por la acera Este de la calle 9 de junio a partir de la Plaza de los Olímpicos, se encuentra un tilo. Dado que éste es el inicio del recorrido, es importante identificar bien a este árbol, que tiene hojas grandes, color verde brillante y de forma acorazonada. La base de la hoja, contra el pecíolo, no es simétrica, siendo un lado más largo que el otro.


El tilo es seguido por un ciruelo de jardín y a continuación aparece la primera especie indígena, el guayabo del país, reconocible por el envés plateado de sus hojas. El guayabo es seguido por una encina y por una drácena, que está buscando desesperadamente la luz.
Seguidamente se encuentra otro tilo, el primer Gingko biloba y dos cipreses calvos, llamados así porque pierden las hojas en invierno. Luego aparece una especie de arce de hojas con envés plateado (Acer saccharinum), bajo el cual se encuentra un laurel rosa.
Enseguida hay otro ciprés calvo, una drácena y el liquidambar, famoso por la coloración rojiza que adquiere su follaje en el otoño. El mismo es seguido por el laurel (utilizado para aderezar comidas) y luego aparece un árbol indígena conocido bajo tres nombres diferentes: Francisco Álvarez o Azota caballo o Caaobetí.


Se trata de uno de los árboles más corpulentos de nuestra flora, con diámetros que pueden alcanzar más de un metro y que casi no ha sido plantado en Montevideo. Quizá este ejemplo, aportado por los vecinos de esta calle, sirva como aliciente para que la Intendencia lo incorpore como especie viable para el arbolado urbano, ya que además tanto sus hojas como sus flores resultan muy decorativas.
Luego de un nuevo tilo, se encuentra el único castaño de la calle, de frutos comestibles, seguido por otro gingko y por la pitanga, especie indígena también de frutos comestibles, que en el caso de este arbolito podemos asegurar que tiene frutos exquisitos.
A continuación aparece un ciruelo de jardín y un ciprés calvo y luego otra especie indígena: la pezuña de vaca. En este caso, el árbol se ha visto forzado a crecer a gran altura para alcanzar la luz, por lo que sus grandes y vistosas flores blancas solo pueden ser disfrutadas por los vecinos con casas de dos plantas.
Antes de llegar a la esquina de la calle Velsen, donde termina este "jardín callejero", se encuentra un ejemplar de cada una de las siguientes especies: drácena, paraíso, azarero (Pittosporum tobira), paraíso, ciprés calvo y paraíso.

Cabe destacar que el primer paraíso se encuentra enteramente cubierto por una trepadora (llamada "trompeta") y que también cuenta con otra hermosa trepadora epífita.



Cruzando la calle a la vereda opuesta, frente al número 1461 se encuentra un palo borracho, seguido (en dirección a la Plaza) por un laurel rosa, paraíso, fresno, tilo y jacarandá. Cabe aclarar que esta última especie, de hermosa floración violácea, no es indígena de Uruguay.
Luego de otro paraíso aparecen dos enormes árboles muy juntos y cuyos troncos están cubiertos por una hiedra, dando la impresión de que se trata de un solo árbol El primero es un kiri en tanto que el segundo es un palo borracho.



El siguiente paraíso es seguido por dos especies indígenas -una anacahuita y un ceibo-intercaladas por un arbolito que para mi frustración no pude reconocer, pero que tiene todo el as pecto de ser otra especie indígena (quizá un molle adaptado a un ambiente sombrío).



La recorrida continúa con un jacarandá, un hibisco, dos paraísos, una drácena y un enorme lapacho, seguido por dos cipreses calvos y un álamo piramidal.
Luego aparece otro arbolito indígena -el plumerillo rojo- en el que llama la atención como sus varios fustes fueron trenzados para convertirlos en uno solo.




Luego de un nuevo tilo, siguen un roble, una enorme palma fénix, un ciruelo de jardín, hibisco, ciprés piramidal, palo borracho y laurel rosa. La recorrida termina con: paraíso, laurel, palto (otro árbol con frutos comestibles) y dos paraísos.
Ricardo Carrere
Enero 2011

2 comentarios:

  1. Soy un amante y aficionado de los árboles. Justamente estoy en plan de hacerme una colección de fotos de árboles de todas las especies que hay en Montevideo, porque tenemos una riqueza impresionante en especies. Hay barrios fascinantes y poblaciónes de árboles y arboles en galería que da un placer enorme recorrer. Hace poco estuve por Casavalle y quedé sorprendido del tamaño y belleza de los fresnos que crecen allí. En mi barrio son mucho menos imponentes. Quedé fascinado con esos gigantes de esa zona. Las tipas de Julio Herrera y Reissig... La galeria de árboles al costado del Pereira Rossel hacia el parque Batlle... Que lugares hermosos! Hace poco estuve en la calle 9 de Junio. Me dijo una vecina que era la calle más linda de Montevideo. Cuando vi aquello, pensé que era una broma, ese popurrí de árboles, plantados sin criterio es un verdadero mamarracho, los conjuntos de árboles tienen que seguir cierto patrón estético totalmente ausente en ese conjunto. Lo digo con todo respeto. Y mi opinión es sobre esa cuadra y esa plantación, no sobre el ciudadano que las plantó que seguramente lo hizo con mucho amor y en consecuencia con su pasión por la naturaleza y por los árboles.

    ResponderEliminar
  2. Muy muy interesante . Estudio las propiedades curativas del Reino vegetal , conocidos y por conocer . Voy a ir a tomar fotos

    ResponderEliminar