lunes, 8 de julio de 2013

La Historia del Eucaliptus

 Posted in March 13th, 2008
by Alicia in Books, Ethiopia, Flora & fauna

La palabra eucalipto proviene del griego eu "bien", kalyptos "cubierto" y se refiere a los pimpollos de las flores de este arbol.

La historia del eucalipto es la misma que la de muchos inmigrantes. Originario de Australia "migro" a otras regiones haciendolas propias y creciendo incluso donde los arboles nativos no lo hacian. Fue asi que tambien cubrio Etiopia con su aroma caracteristico.

Es otro de los arboles polemicos como el jacaranda, porque se adapta muy bien a casi cualquier region dominando sobre las especies nativas, desde pantanos hasta desiertos. Segun a quien se le pregunte, unos lo consideran una maldicion y otros una bendicion, y como pasa muchas veces la verdad suele estar por el medio.

Todo comenzo en Australia de donde es originario. Una leyenda nativa dice que en los comienzos de los tiempos un grupo de aborigenes australianos estaba buscando leña para hacer fuego. Juntaron varios tipos de maderas y mientras estaban preparandose para hacer el fuego, oyeron un sonido muy particular. Con miedo interrumpieron lo que estaban haciendo porque pensaron que eran los sonidos de espiritus malignos. Pero como el sonido era agradable, se dieron cuenta que era el espiritu del viento que soplaba a traves de un tronco de eucalipto ahuecado por las termitas. Esto es lo que dio origenes al didgeridoo, un instrumento que se usa en los ritos aborigenes para conectarse con los espiritus de los antepasados.


La madera de eucalipto se sigue usando para construir estos instrumentos pero ademas el arbol tiene muchas aplicaciones, especialmente en el campo medicinal. El aceite es usado como estimulante, antiseptico y aromatico. Tiene mas usos que cualquier otro arbol; por ejemplo da cubierta al suelo arido desde pantanos hasta zonas montañosas, provee sombra y actua como rompevientos. Da resina, aceite, nectar y goma. Cuando se lo corta se usa para combustible, construccion, postes y muebles.
En Argentina tambien se han plantado muchos de estos arboles, y yo recuerdo que cuando era niña soliamos ir al campo que mis padres tenian en las afueras de la ciudad de Buenos Aires y recogiamos hojas de eucalipto que despues mi madre hervia en una olla con agua en nuestra casa para perfumar y desinfectar el ambiente y tambien como un descongestionante cuando teniamos algun resfrio.

En Etiopia fue introducido aproximadamente en el año 1895 debido a la gran deforestacion alrededor de su nueva capital Addis Ababa causada por el uso de la madera como combustible. Fue asi que el Emperador Menelik II aprobo su plantacion en la ciudad.
La gran ventaja de este arbol es que es de rapido crecimiento, requiere poca atencion y cuando se lo corta crece de nuevo de sus raices y puede ser cosechado cada 10 años. El eucalipto es un elemento definitivo de Addis Ababa una ciudad perfumada por el aroma de este arbol.

Los argumentos en contra de este arbol es que avanza sobre la vegetacion nativa, que consume mucha agua y que destruye los suelos, entre otras cosas. Segun parece estos argumentos son solo en parte verdad.
Mi opinion personal es que primero habria que tratar de no destruir la vegetacion nativa de cada zona, cosas que raramente ocurre y en general nos damos cuenta el daño que hicimos cuando ya es tarde. Cuando se puedan replantar la tierras arrasadas con plantas de la region hay que tratar de hacerlo, pero muchas veces esto no es viable o es demasiado tarde para hacerlo y se necesitan soluciones mas rapidas. En este caso yo considero que el eucalipto es bienvenido sobre todo porque de el depende la vida de muchas personas que sino de otra manera estarian hambrientas o moririan.

Nadie se cuestiona cuando plantamos maiz o trigo y usamos recursos preciosos para hacer crecer estas siembras; a veces un bosque es tan valioso como un campo sembrado de granos comestibles.
En Etiopia es una importante fuente de combustible por ejemplo, y la verdad que yo prefiero tierras plantadas con eucaliptos a desiertos esteriles.


Hay un libro de un escritor canadiense, que relata sus memorias de cuando vivia en Etiopia con sus padres misioneros. Se llama The Scent of Eucalyptus: A Missionary Childhood in Ethiopia y fue escrito por Daniel Coleman. Hay otro libro de un escritor irlandes que tambien relata sus aventuras en Etiopia en los años 60s y se llama The Scent of Eucalyptus. An Ethiopian Tale por John Dillon.

Posted in March 13th, 2008
by Alicia in Books, Ethiopia, Flora & fauna


No hay comentarios:

Publicar un comentario