sábado, 19 de enero de 2013

Santiago Chalar - Cantor criollo, si los hubo...

A más de 15 años de su desaparición física, aún no somos plenamente conscientes - hablando en términos generales- de la obra que nos legó Santiago Chalar. Lentamente al volver sobre su inmensa discografía una y otra vez, al profundizar en sus interpretaciones y composiciones, al ir rescatando para el tiempo y la historia el legado de su vida y de su obra desde la fragmentación de la memoria,  hemos ido acercándonos al gran artista, recopilador y creador, sin lugar a dudas uno de los más auténticos en el género criollo y rioplatense. 

(Alejandro Reyes)






*Carlos Afredo Paravís Salaberry nació en Montevideo el 25 de septiembre de 1938. Empezó a estudiar medicina, e intentando no contrariar a sus padres, que no veían con buenos ojos que el muchacho dejara la carrera por la canción, buscó un seudónimo para nombrar al otro que él era, el músico. Eligió «Santiago» en homenaje a un amigo y «Chalar» por un antiguo apellido familiar.

*A los nueve años empezó a estudiar guitarra con Gregorio Rodríguez en el conservatorio montevideano Fernando Sor. Pasó algunos años de su adolescencia en Maldonado. Fue un compositor e intérprete precoz. Investigó las corrientes musicales nativas y fronterizas, y se sintió atraído por la música de Atahualpa Yupanqui y de Osiris Rodríguez Castillos. A los diecisiete debutó en un concierto de piano y guitarra. En 1970 se gradua como médico. Tuvo que regalar su guitarra para concentrarse y recibirse de médico. Se especializó en traumatología y ortopedia.
Su interpretación de «Gurí pescador», la canción de Rodríguez Castillos, fue premiada como la interpretación del año (1963) por la Cámara del Disco y CX 14. En 1964 grabó con Orfeo su primer larga duración "Como yo lo siento", y un año más tarde el segundo, "Yo no canto por la fama". Fueron llegando las giras, los premios.


Carátulas del primer LD de Chalar para el sello ORFEO (Uruguay)

























Gurí Pescador - SANTIAGO CHALAR
(Osiris Rodríguez Castillo)
 Premiada en 1963 y editada más tarde POR ORFEO



 *Y la familia se armó y creció: Paravís-Chalar se casó con Adela Martínez; tuvieron cuatro hijos: Adela, Carlos, Santiago e Isabel. Los dos varones heredaron de su padre la veta musical. Radicado en Minas desde 1974, trabajó durante varios años en el Hospital Vidal y Fuentes. Dicen que a veces, cuando veía desanimados a los pacientes, agarraba la guitarra y les cantaba unas canciones. «El doctor Paravís los cura con la guitarra», se bromeaba con frecuencia.
Entre 1973 y 1974 fue contratado por CBS Argentina, donde registró "Una pena y un cariño" y "Bordoneando", discos que incluían temas de Wenceslao Varela, Eustaquio Sosa, Romildo Risso, José Alonso y Trelles, Osiris Rodríguez Castillos y Santos Inzaurralde (a lo largo de su vida también musicalizaría temas de Serafín J. García y Lucio Muniz). En 1974 se presentó en Argentina junto a Los Olimareños y Jorge Cafrune. 






*Al centro Santiago Chalar rodeado de amigos. A la derecha, Carlos
Benavidez. Pueblo Ansina, 1975.


*Entre 1975 y 1980 editó seis discos. Junto a su compañero Santos Inzaurralde creó, en 1981, el festival folclórico Minas y Abril, con el fin de recaudar fondos para el Hospital Vidal y Fuentes. En 1985 el Ministerio de Educación y Cultura lo contrató para difundir, en todo el territorio nacional, los ritmos y los poetas de nuestra música. En 1988 recibió el primer Disco de Oro durante el festival Minas y Abril. En 1993 aparecieron los discos Somos hermanos (junto al brasileño Wilson Paim) y Lo mejor de Santiago Chalar, por Sondor.
El 21 de noviembre de 1994 murió. Tenía 56 años y estaba enfermo de cáncer. Cinco años después sus restos fueron repatriados a las serranías de Minas. Ésa era su querencia.

Solo donde indica *: 
Extraído de BSE 
(Alamanaque Banco de Seguros del Estado)
Concepto general: Inés Bortagaray
Biografías: Inés Bortagaray
Selección y notas: Rubén Olivera
Diseño y producción editorial: Monocromo.

Santiago Chalar - Del Templao (Rubén Lena)
SONDOR


El 08 de noviembre de 2011, la Cámara de Representantes designó con el nombre “Santiago Chalar” al puente de la Ruta Nacional N°8 “Brigadier General Juan Antonio Lavalleja”sobre el arroyo Campanero Grande.

Decía el historiador Lincoln Maiztegui al cumplirse un año del fallecimiento de tan ilustre ciudadano: “Fue un artista paradójico. Montevideano de pura cepa, hizo suya la ‘otra’ república, la de extramuros, y se convirtió en uno de sus cantores. De familia acomodada, se identificó con los desposeídos, los solitarios y los desdichados, cuyas cuitas reflejó en muchas de sus milongas criollas. Universitario, médico de profesión, logró escapar del endurecimiento del espíritu que suele provocar el contacto permanente con el dolor y con la muerte, y mantuvo siempre a flor de alma la calidez humana y espontánea de la rueda de amigos, las copas compartidas y el lenguaje común de las guitarras”.

*(...) Sin duda que hablar de Santiago Chalar es hablar de un hombre polifacético, que supo brillar en cuanta actividad o disciplina desempeñó a lo largo de su vida. Fue médico de profesión, reitero, y quiso el azar que ante un llamado para ejercer la traumatología -su especialidad- en la ciudad de Minas -lo que requería la residencia- eligiera nuestra ciudad, se afincara en ella y viviera allí hasta el último de sus días; todos conocimos y sufrimos su agonía.

Dirigió el Hospital “Alfredo Vidal y Fuentes” y fue el impulsor de un helipuerto. En aquella época -allá por el año mil novecientos noventa y pico- parecía una idea alocada, pero hoy, cuando los trasplantes de órganos están tomando un gran auge en nuestro país, esta ha sido una obra que sin duda valoramos, y más valoraremos con el correr de los años. Fue su impulsor junto a Santos Inzaurralde. Hace pocos días, este poeta me decía que tuvo el honor de que más del 50% de su repertorio fueron letras suyas y juntos impulsaron el festival “Minas y Abril”, a total beneficio de este Hospital que tanto amó, por el que tanto luchó y por el que tanto trabajó. Sin duda que hablar de “Minas y Abril” es hablar de una fecha ineludible en el calendario de las fiestas tradicionales, no solo de nuestro país, sino de Sudamérica.

Fue dirigente político. Sintió el llamado cívico en el período de restauración democrática. Sintió que debía ser útil al país y fue candidato por el Partido Colorado en la elección de 1984, acompañando al doctor Enrique Tarigo.

Asimismo, fue dirigente deportivo. Presidió el Club Olimpia, que obtuvo bajo su presidencia varios campeonatos, lo que hacía muchísimo tiempo que no se le daba a nuestro equipo.

No descubrimos nada si decimos que Santiago Chalar fue uno de los máximos exponentes de la música folclórica uruguaya. En el año 1972, en el albor de su carrera, nada menos que don Jorge Cafrune -conocido por todos- lo bautizó como el heredero de Yupanqui. Decía: “El heredero de Yupanqui es uruguayo”. En 1972, el diario “Platea” de la ciudad de La Plata, publicó, textualmente: “‘Les presento al heredero artístico de don Atahualpa Yupanqui’, dijo Jorge Cafrune a los ejecutivos de CBS al hacerles conocer en Buenos Aires al oriental Santiago Chalar. Los representantes de la grabadora porteña sabían que Cafrune no aventura juicios porque sí [...]. Y para que no hubiera ningún trecho del dicho al hecho, de inmediato contrataron insólitamente a nuestro Santiago Chalar por tres años”.

Estas cosas no hacen más que enorgullecernos. Este es un muy merecido homenaje que está haciendo el Parlamento uruguayo a uno de los máximos exponentes del folclore.(...)

*Palabras de Mario García - Cámara de Representantes, año 2011



  
Santiago Chalar - El pedido  (S. Chalar - W. Varela)
SONDOR

2 comentarios:

  1. Buenas noches, los quiero felicitar por su excelente página y la temática que trata, justamente la encontré leyendo algo sobre Chalar y me llevé la gran sorpresa (además de ésta) que tratan sobre transgénicos, un tema bastante complejo, pero opino igual que ustedes. Un abrazo y sigan así!

    ResponderEliminar
  2. Gracias Mariana, un abrazo fraterno

    ResponderEliminar