lunes, 26 de noviembre de 2012

Brasil - Puñalada al corazón de la Tierra

La  presidenta del Brasil, ha dado el visto bueno a la construcción de una gigantesca   planta hidroeléctrica (la tercera más grande del mundo) sobre el Río Xingú, estado de Pará.
Más de 40.000 indígenas tendrán que buscar otro lugar donde vivir. La destrucción del hábitat natural, deforestación y la desaparición de multitud de especies es un hecho
.





El jefe de la tribu Kayapo recibe la peor noticia de su vida: 
La presidenta del Brasil, ha dado el visto bueno a la construcción de una planta hidroeléctrica enorme (la tercera más grande del Mundo).


El Río Xingú recorre casi 3 mil kilómetros a través del Amazonas, en el corazón de Brasil, y es el hogar de miles de indígenas, comunidades ribereñas y de una extraordinaria biodiversidad de flora y fauna. Con la completa construcción de la represa hidroeléctrica de Belo Monte, por el consorcio Norte Energía S.A. (liderado por la paraestatal Electrobras), más de 500 kilómetros cuadrados de bosque y tierras agrícolas serán inundados y al menos 20 mil personas serán desplazadas.

La represa propone desviar casi toda el agua del Xingú. Los incontables impactos de tal intervención significan que las áreas donde tradicionalmente habitan peces serían irreversiblemente destruidas, miles de personas perderían el acceso al agua, alimento, fuente de trabajo y transporte por el río, y vastas partes de selva van a ser inundadas, lo que además generará la emisión de cantidades masivas de gases de efecto invernadero, mientras la vegetación se pudre. 

Encima de esto, y dado que las obras ya han iniciado, miles de personas están perdiendo sus casas, su forma de vida y su cultura.




Indígenas y ribereños han estado luchando en contra de la represa desde que fue propuesta, veinte años atrás. Lamentablemente, a pesar del rechazo general que ha provocado desde su gestación, y de las variadas controversias legales y políticas alrededor de una inadecuada evaluación de impacto ambiental, incluyendo la falta de implementación de salvaguardias para la protección del ambiente y derechos de las personas, el 1º de junio de 2011 la Agencia Federal de Medio Ambiente de Brasil (IBAMA) otorgó a Norte Energía la licencia de instalación para el proyecto Belo Monte, bajo una intensa presión política.

El 1º de abril de 2011, la CIDH otorgó medidas cautelares mediante las cuales solicitó al Gobierno de Brasil suspender inmediatamente todo proceso de licenciamiento y construcción del proyecto de la represa Belo Monte, protegiendo los derechos a la vida y la salud de las comunidades indígenas de la cuenca del río Xingú. Posteriormente, el 29 de julio de 2011, la misma Comisión modificó el objeto de la medida y solicitó al Estado la adopción de medidas para proteger la vida, salud e integridad personal de los miembros de las comunidades indígenas afectadas por el proyecto, incluyendo aquellas en situación de aislamiento voluntario. Lamentablemente, ambas solicitudes han sido ignoradas por el Gobierno.
Sin embargo, el 13 de agosto de 2012 la quinta sala del Tribunal Regional Federal de Brasil (TRF1) confirmó la solicitud de la CIDH, ordenando la suspensión inmediata de las obras, bajo pena de multa al consorcio constructor. Argumentó el tribunal que la autorización del proyecto por parte del Congreso brasileño en 2005 fue ilegal, en vista de que los pueblos indígenas afectados no fueron apropiadamente consultados, de conformidad con la Constitución brasileña y el Convenio 169 de la OIT, del cual Brasil es signatario. Además, agregó que no se hizo una evaluación independiente de los impactos ambientales.
 Lamentablemente, el 27 del mismo mes el Presidente de la Corte Suprema de Brasil revocó el mandato de suspensión, autorizando la reanudación inmediata de las obras. 

  
Raoni y los representantes de los pueblos indígenas del Xingu (Brasil) piden apoyo internacional contra el proyecto de presa hidroeléctrica de Belo Monte.








Nosotros, el pueblo indígena de Xingu, no queremos de Belo Monte. Nosotros, el pueblo indígena de Xingu, luchamos por nuestro pueblo, nuestra tierra, sino también para el futuro del planeta. El presidente Lula dijo que estaba preocupado por los indios, que estaba preocupado por el Amazonas, pero que no quería que las ONGs internacionales se opusieran a la presa de Belo Monte. No somos ONG internacionales. Nosotros, los 62 líderes indígenas de las aldeas de Bacajâ, Mrotidjam, Kararaô, Terra-Wanga, Boa Vista Km 17, Tukamâ, Kapoto, Moikarako, Aykre, Kiketrum, Potikro, Tukai, Mentutire, Omekrankum y Pokaimone Cakamkubem, ya hemos sido objeto de muchas invasiones y enfrentado muchos peligros.

Cuando los portugueses llegaron a Brasil, nosotros, los indios, ya estabamos aqui y muchos murieron, muchos han perdido sus vastos territorios, la mayor parte de sus derechos, muchos han perdido parte de su cultura y otros han desaparecido completamente.

El bosque es nuestra tienda, el río nuestro mercado. No queremos que los ríos de Xingu sean invadidos, que nuestros pueblos y nuestros hijos que seran criados de acuerdo con nuestras costumbres, esten en peligro. No queremos la represa hidroeléctrica de Belo Monte, porque sabemos que solamente traera destrucción. No pensamos sólo a nivel local, pero a todas las consecuencias destructivas de la presa: que atraerá más negocios, más explotaciones, promoverá la invasión de nuestras tierras, conflictos e incluso la construcción de nuevas presas. Si el hombre blanco continúa así, todo será destruido muy rápidamente. Nos preguntamos: "¿Que mas quiere el gobierno? ¿De que sirve tanta energía después de tanta destrucción? "

Ya hemos organizado numerosas reuniones y hemos participado a grandes encuentros para oponernos al gran complejo de Belo Monte, como lo hicimos en 1989 y 2008 en Altamira, y en 2009 en el pueblo de Piaraçu donde muchos de nuestros líderes estaban presentes. Hemos hablado personalmente con el presidente Lula para convencerle de que no queremos de la presa y nos prometió que no se nos será impuesta. También hablamos personalmente con Eletronorte y Eletrobras, con la FUNAI y el IBAMA. Ya hemos advertido al gobierno que si el proyecto de presa se lleva a cabo, la guerra se declarara y el tendrá la responsabilidad. El gobierno no ha entendido nuestro mensaje y, de nuevo se ha burlado de los pueblos indígenas, asegurandoles que construiría la represa a toda costa. Cuando el presidente Lula dijo esto, él demostró que él no hizo caso a la voz de los pueblos indígenas y que no reconoce nuestros derechos. Su falta de respeto le llevó a planear la licitación de Belo Monte durante la Semana de los pueblos indígenas.

Debido a esto, nosotros, los indios de la región de Xingu, hemos invitado a James Cameron y su equipo, los representantes del Movimiento Xingú para Sempre (y el movimiento de mujeres, ISA, AmazonWatch, CIMI y otros) . Queremos que nos ayuden a comunicar nuestro mensaje al mundo y a los propios brasileños que aún no saben lo que está sucediendo en el Xingu. Los invitamos porque sabemos que hay muchas personas en Brasil y en otros lugares que quieren ayudarnos a proteger nuestros derechos y territorios. Estos son los bienvenidos entre nosotros.

Luchamos por nuestro pueblo, nuestras tierras, nuestros bosques, nuestros ríos para nuestros hijos y la gloria de nuestros antepasados. También estamos luchando por el futuro del mundo porque sabemos que estos bosques son tan beneficiosos para los pueblos indígenas como a la sociedad brasileña y del mundo. También sabemos que sin estos bosques, muchas personas sufrirán mucho más que toda la destrucción que ocurrió en el pasado. Todo en la vida está interconectado, como la sangre que une a las familias. El mundo debe saber lo que está sucediendo aquí, debe darse cuenta que la destrucción de los bosques e indígenas significa su propia destrucción. Por estas razones no queremos Belo Monte. La presa significa la destrucción de nuestro pueblo.

En conclusión, afirmamos que estamos decididos, que somos fuertes, que estamos dispuestos a luchar y recordamos las palabras de una carta que un indio norteamericano había enviado una vez a la Presidencia: “Sólo cuando el hombre blanco haya destruido todo el bosque, que haya matado los peces y los animales y que todos los ríos se hayan secado, se dará cuenta de que nadie puede comer dinero ".


Autores: Cacique Kamati kayapó, Cacique Raoni kayapó y Juruna Yakareti





Un mensaje de Sheyla Juruna

"Para mí y mi gente el Belo Monte Dam es un proyecto de muerte y destrucción.
Va a diezmar nuestras poblaciones y toda nuestra biodiversidad.
El Belo Monte dam tendrá serias consecuencias medioambientales y territoriales para nuestra gente.
Será especialmente destructivo para nuestro rio, cual será matado y un peligro para nuestras vidas.
Ya hemos intentado varias formas de dialogo con el gobierno, haciendo todo lo que podemos para bloquear este proyecto, pero no hemos sido escuchados.
Creo que es ahora nuestro momento para ir a luchar contra Belo Monte. No más dialogo.
Ahora es el momento de hacer mas determinantes y serios nuestros actos de resistencia contra este proyecto, que viene a destruir la vida del Xingu la gente indígena que vive aquí.
El mundo necesita saber sobre Belo Monte, saber la realidad de lo que pasará, y la desgracia que este proyecto traerá a nuestra región.
Esto no debe ser considerado como desarrollo.
Solo traerá destrucción y muerte"
 *Compilado de fuentes diversas.
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario