jueves, 1 de noviembre de 2012

Bernard Moitessier "El Juglar de las estrellas"

Mítico navegante, quizás el más famoso del siglo. (Hanoi, (Indochina 1925 - París, Francia 1994)

Su amor y su pasión por el mar, la vida y la naturaleza, trascendiendo el espíritu del hombre, lo llevaron  a despreciar la gloria y el dinero, y luego de dar la vuelta al mundo en solitario prefirió continuar navegando, y comenzar    una busqueda de si  mismo a través de la soledad del marinero en la inmensidad de los océanos.


En 1968, el "Sunday Times", afamado periodico de Londres patrocina la primer carrera en solitario y sin escalas, la "Golden Globe Race" (Carrera del Globo de Oro).
Cada navegante implicado en la carrera debía dar la vuelta al mundo en solitario a través de tres etapas sin tocar tierra, sin asistencia externa o suministros. El primero en cruzar la línea de meta ganaría la bonita suma de cinco mil libras esterlinas y el premio Golden Globe Race.
En el verano de 1968, nueve marineros de todo el mundo se lanzan en pequeñas embarcaciones equipados con un sextante sencillo para el posicionamiento y una radio para comunicarse; algunos como Moitessier, se niegan a embarcar la radio. Jamás se había realizado un desafío tal. Un viaje salvaje que seguirá siendo la aventura marina más grande de todos los tiempos.


El 22 de agosto de 1968, Moitessier sale de Plymouth, Inglaterra, a bordo del Joshua. Tiene cuarenta y cuatro años y enfila a siete nudos en una niebla absoluta hacia el más largo viaje en solitario de su vida. ¡Como un relámpago, cruza el Océano Atlántico dejando muy por detrás a otros competidores como Chat Blyth.
El 24 de octubre, cruza el cabo de Buena Esperanza para seguir su ruta sobre el Océano Índico en dirección de Australia. A los seis meses de iniciada la carrera su velero  de acero Joshua pasa el Cabo de Hornos.
 
"El Joshua va hacia el Hornos bajo el resplandor de las estrellas y la ternura un poco lejana de la luna… No sé bien ya donde estoy, si corremos desde hace tiempo más allá de las fronteras del exceso"

En Francia e Inglaterra ya se considera a Moitessier como el vencedor de la carrera. Se preparan a enviarle una armada de barcos para acompañarlo hasta Plymouth, pero el 18 de marzo de 1969, cuando alcanza las costas de Sudáfrica, y cierra la travesía de dar la vuelta del globo en solitario, Moitessier anuncia oficialmente  su decisión de abandonar la carrera "para salvar su alma" y proseguir su "largo camino".

Usando una honda, Bernard Moitessier catapultó este legendario mensaje en el puente de un petrolero:

"No tengo ningún deseo de regresar a Europa con todos sus falsos dioses. Ellos te comen el hígado y succionan tu médula y te brutalizan.
Voy donde puedes unirte a un barco cuando quieras y el sol es libre, así como el aire que respirar y el mar en el que nadas, y donde puedes asarte en un arrecife de coral.
Sigo sin escalas a las islas del Pacífico, porque soy feliz en el mar, y quizás también para salvar mi alma"
 

Deja detrás  los honores y el dinero para ir hacia el sol, hacia las islas del Pacífico. Al fin llega a Tahití, en donde atracará después de diez meses de navegación sin tocar tierra y la hazaña de realizar una vuelta al mundo y media.
El epílogo de la carrera será trágico. Uno sólo de los competidores cruzará la meta. Uno de ellos, Crowhurst, se suicidará después de haber hecho creer que estaba en cabeza de la carrera mientras que en realidad erraba a lo largo de las costas…
La locura y la muerte habían dominado la Golden Globe Race.
Moitessier se había desviado para realizar su sueño de libertad.
 

"...Una travesía de estas características más allá del tiempo y al final de uno mismo, un viaje tan extraordinario y que ofrecerá tan pocas probabilidades de éxito pues la enormidad de la pieza que intentaremos cobrar es tal, que pertenece a un ámbito sagrado en el que el espíritu del mar ha de ser respetado por encima de todo. Uno no tiene el derecho de manosear esta hermosa historia con las manos sucias y de transformarla en un circo de payasos que partirán a luchar unos contra otros impulsados por el redoble de tambores de los medios de comunicación por dinero y un globo de oro”

Estas declaraciones había realizado  Moitessier antes de partir e integrarse a la carrera, y demostró ser coherente con su pensamiento.



Bernard Moitessier a raíz de su compromiso con el mar y la navegación, se convirtió en un destacado escritor; publicó entre otros:

"Un vagabundo de los mares del Sur"
"Navegando hacia el Cabo de Hornos"
"El largo viaje "
"Tamata y la Alianza"

En el libro "El Largo Viaje" cuenta la historia de su travesía participando en la Golden Globe Race y su intrépida decisión de abandonar la carrera y continuar navegando.

Su visión critica de una sociedad equivocada y alejada de la naturaleza y de los verdaderos valores lo llevó a ser un hombre comprometido en la defensa de la ecología y de la relacion del ser humano con el planeta.

En su ultimo libro "Tamata y la alianza", que terminó de escribir en la isla de Raiatea, plantea una visión casi mística de la relación del hombre con la naturaleza y con el destino, un alegato a favor de la libertad y una llamada al despertar de las conciencias en un mundo cada vez más inhumano.

Bernard Moitessier falleció en París en 1994 aquejado de un cáncer de próstata.

El Joshua, el velero de acero de 12 metros con el que Moittesier realizó su legendaria travesía. Rescatado y restaurado por el Museo Marítimo de La Rochelle donde permanece con otros barcos notables, clasificado como monumento histórico.


No hay comentarios:

Publicar un comentario