viernes, 21 de septiembre de 2012

Piriápolis - "Recuerdos del Balneario"


"En 1889 regresábamos de uno de los tantos viajes al viejo continente, cuando un amigo nos dijo que se estaba proyectando en la costa de Maldonado entre Punta Ballena y Laguna del Diario.- Aprovechando las fiestas de carnaval emprendimos un viaje a Maldonado, Punta del Este y Laguna del Diario, Punta Ballena y Portezuelo.- Cuando visitamos Punta del Este no había allí más que el Faro, unas salinas abandonadas, un pequeño boliche en donde preparaba pescado muy rico en escabeche Don Juan Risso. Seguimos rumbo hasta que al otro día llegamos a Pan de Azúcar, pocas horas más tarde visitamos la playa de lo que se llama Puerto del Inglés.- (Nota: Hoy conocido como Cerro San Antonio). Habíamos recorrido media Europa, visitando la mayor parte de sus balnearios, sus montañas, bosques, valles, sitios veraniegos y recreativos, vistas tantas bellezas,  inmensos tesoros y, sin embargo, aquél rincón encantador nos cautivó.- Ver esa localidad y apasionarnos de ella, todo fue uno.

*Francisco Pira  
Extracto de una publicación  de 1918.

Francisco Piria. Un comerciante devenido en empresario y rematador, nacido en Montevideo (Uruguay) en 1847,  hijo de inmigrantes italianos. A fines del 1800 compró cientos de hectáreas  sobre las costas del departamento de Maldonado. Allí sobre un enclave paisajístico imponderable y   en un tiempo récord de 40 años, fundó un balneario y lo bautizó  con su nombre: PIRIAPOLIS . A su ciudad le construyó hoteles, monumentos,    un puerto; puso en marcha un ferrocarril de trocha angosta para carga y pasajeros.  En solo 10 años levantó   sobre la playa a escasos cien metros del  mar, el fantástico Argentino Hotel, (el primer cinco estrellas de Sud-América) Se hizo construir su propio castillo al mejor estilo de los antiguos feudales. Forestó, fraccionó, publicitó y vendió terrenos para poblar  esos maravillosos paisajes de cerros y playas desoladas,  recostadas en una bella bahía sobre el Río de la Plata.

"Una obra colosal pensada  y soñada por un solo hombre para ser una ciudad balneario  auto-sustentable"  




Portada de un folleto   de la época en que Piria comenzó a publicitar la venta de terrenos en  Piriápolis
(Material publicado en : Ciudadano Piria - facebook)


Argentino Hotel en la época de su construcción (Arquitecto Pierre Guichot)

Argentino Hotel en la actualidad.
El edificio a su lado es uno de los primeros Hoteles que construyó Piria, el  Gran Hotel Piriápolis inaugurado en 1904. Diseñado por el arquitecto Jones Brown, actual Colonia escolar de vacaciones.

"Francisco Piria tu nombre/ mas que nombre es un legado/ para dejar demostrado/ que existieron super-hombres..." (Miguel Lequona)


A FRANCISCO PIRIA - JULIO CABALLERO
(Miguel Lequona - Julio Caballero)



 Julio Caballero - Folklorista de Piriápolis.



Cruz de cemento de 35 m de altura construida en 1933 sobre la cima del Cerro Pan de Azúcar. Ordenada por Piria al Arquitecto Guillermo Armas O´Shanahan, al escultor Juan Zorrilla de San Martín y al padre Engels Walters. Se puede entrar y subir hasta sus "brazos", desde donde se obtiene una vista soberbia del balneario y sus alrededores.

Explotación del granito existente en los Cerros. 

Piria montó una industria para extraer y trabajar este mineral. Los cerros aledaños (principalmente el  Pan de Azúcar)  le proporcionaron  granito gris,  material que le fue vital  para las grandes obras que realizaría en el balneario. En su momento esta industria empleaba a mas de 500 trabajadores (Obreros, pica pedreros, barreneros, ingenieros, etc.)


 La Rambla con el tendido de la vía (Rambla de Los Argentinos) en construcción.


 El Puerto en sus primeros años.


El tren hacia 1940.

Piria es autorizado por la Ley Nº 3259 del 21 de diciembre de 1907, la construcción y explotación del Puerto de Piriápolis por lo cual se concedía la introducción libre de derechos, de todos los materiales y útiles necesarios. El mismo articulo concedía también la introducción de los materiales necesarios para el establecimiento de una línea de ferrocarril de trocha angosta que corra entre la falda sudeste del cerro de Pan de Azúcar y el puerto de Piriapolis…

El ferrocarril fue finalmente inaugurado con la adquisición en 1908 de dos locomotoras de origen alemán con una potencia cada una de ellas de 40 Hp. Con estas dos locomotoras, se comenzó a trajinar materiales desde las canteras al puerto, por lo que en un primer momento, el ferrocarril fue solamente asignado a transportar cargas.  Finalmente, el ferrocarril dejó de transportar exclusivamente cargas minerales, y por iniciativa del propio Piria, la línea férrea se abrió al servicio de pasajeros entre Piriapolis y el Cerro Pan de Azúcar, el día 15 de Junio de 1909.


Viajando en el Trencito de Piria. (Foto de la época)




EL TRENCITO DE PIRIA - JUAN CARLOS MARTÍNEZ
(Juan C. Martínez - Ramón García)




Museo Ferroviario Francisco Piria. 



El museo Ferroviario Francisco Piria fue fundado en 1992 por la Asociación de Ferro modelistas de Piriapolis, en él encontrarán máquinas industriales de principios de siglo que se usaron en Piriápolis, también  vagones de 1908,1912 y 1929. Barreras, Faroles de señales y tallas en granito y mármol hechas por los "Maestros Canteros" traídos por Francisco Piria desde Europa.
Abierto en Invierno los sábados y domingos de 14 a 18 Hrs. Y en Verano de Martes a Domingos de 17 a 21 Hrs.
Contacto: Prof.José Luis Chifflet do Pazo E-mail joluchi41@gmail.com



Castillo y residencia de Don Francisco Piria.

El Castillo, fue la primer obra importante que construyó Don Francisco Piria en 1897 con el Ingeniero Aquiles Monzani. Posee el estilo que caracteriza los castillos templarios: dos lebreles, que atrapan la liebre; en sus jardines, los dragos – únicos en estas latitudes, se dice de él en alquimia: “sangre de dragón”, místico por su linfa rosa y panacea para todos los males, árbol de protección.
La entrada estaba surcada por estatuas de terracota, todas traídas de Europa. En su planta baja podemos encontrar documentos, volantes, folletos, fotografías, así como mallas de baño de la época.

Para ascender a la planta alta nos encontramos con una suntuosa, majestuosa escalera de granito, obra de los geniales maestros pica pedreros que Don Francisco trajo consigo de Europa.




 Antiguo afiche publicitario con plano de ventas de terrenos en Piriápolis.


Antigua postal de Piriápolis con la vista del primer Hotel.


Acciones de La Industrial, así se llamaba la empresa de Piria fundada en 1873.


 Antigua foto de la estatua del Toro hacia 1950.

La Fuente del Toro se encuentra sobre una ladera en el cerro que lleva su nombre. La estatua  es de tamaño natural (bronce) y pesa 3000 kilos. Fue traída expresamente desde París por Francisco Piria.







Saliendo del Argentino Hotel, a la derecha se encuentra el Pabellón de las Rosas; este edificio oficiaba de caballeriza de la Cabaña Anaya. Francisco Piria la adquirió en Montevideo para biógrafo y para servir los almuerzos que incluía en los paquetes de promoción, cuando traía a la gente de la capital para conocer “el balneario del porvenir”. En una época se le conoció popularmente como "Auditorio", se cree que su estructura fue proyectada en la escuela Eiffel de París.

En este recinto se llevaron a cabo importantes eventos de trascendencia internacional como "El Festival Criollo de la canción" ó "Los Festivales de Costa a Costa" en la década del '60 y '70.




En los años 60, con el auge de la televisión en Uruguay y con el impulso de la televisión Argentina, a instancias primero de la comisión del club Parque del Plata y el apoyo de canal 12, se comenzaron a realizar Festivales de la Canción, siendo el primero el de "Parque del Plata", con artistas invitados fundamentalmente de Argentina y Brasil. Allí triunfaron los Argentinos...Yaco Monti, Palito Ortega, Chico Novarro etc. Por supuesto nuestra" nueva ola"...representada por Nello Delfino, Silvia Marú, Tony Angelis y yo entre otros. (…) Luego surge el "Festival de Costa a Costa " pero esta vez transmitido por canal 4 Montecarlo en combinación con canal 9 Libertad de Argentina quien a su vez retransmitía para toda América Latina. Y se realizaba en Piriápolis. Allí fue el auge. Costa a Costa estaba a la par del Festival de la Canción de Viña del Mar, el Festival de la canción de Buenos Aires. El de Méjico (que se realizaba en Cancún) (....) * José María Santo Caballero.


 Recorte de la revista "Folklore" (Argentina) dando cuentas del éxito del primer Festival Criollo de la canción realizado en Piriápolis en Febrero de 1964.


Texto:

RODEADO por un éxito espectacular, se cumplió en el "Pabellón de las Rosas", de la ciudad de Piriápolis, el "Festival criollo de  la canción", con prestigiosos exponentes de la música, el verso y el canto de Paraguay, Argentina y Uruguay.

No se habían apagado aún las brasas de Cosquín, cuando los diarios y radios de Montevideo informa­ron a los cuatro puntos cardinales de Uruguay y América la realización de un nuevo rumbo folkló­rico: el "Festival criollo de la canción", con sede en el "Pabellón de las Rosas", de Piriápolis, y con la integración de Amalia de la Vega, Rodríguez Lu­na, Daniel Viglietti, Los Olimareños, Los Carrete­ros, Los Estrelleros, Los Montoneros, Los Tarumeños, Los Salteños, Ángel Orestes Giacoy, Luis Alberto Martínez, Myriam Sosa Díaz y malambistas "y parejas de danzas de C.A.I.N.T.I.F.U, por Uru­guay esta música proyectaba reunir también nom­bres como Los de Amerindia y Los 3 de Oro, de Pa­raguay, Los Trovadores del Norte y La Flor de Cardón de Argentina. No contentos con esta inte­gración, los organizadores del evento agregaron a la nómina expresada los aplaudidos nombres de Chacho Arancibia, Osvaldo Torres, Víctor Velázquez y Antonio González "El Pampa".

El éxito alcanzado por todos ellos, con posterioridad al plan correspon­diente de acción, vio coronados tantos esfuerzos.

El hecho de situarnos a la cabeza del "Festival criollo de la canción" nos lleva a ser medidos en el comentario. Pero es indudable que la repercusión  de esta muestra, traducida en la presencia de miles de espectadores (que aplastaron con su concurrencia a otras programaciones de distinta índole que se cumplieron coincidentemente en  la misma ciudad, como, lo fueron las que tuvieron lugar con los lla­mados ex o actuales integrantes del "Club del Clan"), quedó patentizada en la impresión que se comunicó a través de transmisiones directas efec­tuadas por la onda mayor de SADREP,  CX 16 Radio Carve, emisora que no desmayó un solo instante para colaborar al engrandecimiento de tan excelente realización.

El extraordinario éxito de Los Changuitos Riojanos,  Flor de Cardón; la incomparable puesta en escena de Los Trovadores del Norte que la "pegaron" una vez más con su peculiar estilo; la atracción de Chacho Arancibia, con un "ángel" protector que lo de­fiende constantemente, y que es su propia persona­lidad; la asistencia de don Alberto Honegger, como invitado especial durante todo el festival; el entu­siasmo maravilloso de un público que jamás tuvo miedo a la tormenta, y que, como en Cosquín, ante­puso a ella su fervor telúrico; el reconocimiento para todos los que participaron en las cuatro horas dia­rias de la muestra, palpable en el aplauso caluroso que se les brindó en todo momento, deben considerarse como las notas más salientes y características de un evento que convulsionó a Piriápolis y su gente durante los días 27, 28 y 29 de febrero, provocando incluso notas tan simpáticas como la protagonizada por Los Esteños, grupo de cuatro piriapolenses que se reencontró con el canto y la guitarra con el único objeto de brindar un entusiasta aporte para un bri­llo total.

Las notas gráficas que acompañan estas líneas son el fiel testimonio de lo que allí aconteció. Este cro­nista, que no sabe de desmayos por la causa del folklore, en combinación de esfuerzos con "Conaprole" (que auspició la misma), logró por primera vez en el Uruguay una muestra de proyecciones folk­lóricas hasta entonces jamás lograda en calidad y participantes. Y demostró con ello que en el hacer está la virtud. Y que si se tiene en cuenta la añeja verdad de  que "los buenos ejemplos cunden", se dejó sentado un precedente muy importante como para que otros en el futuro puedan continuar por la misma senda. Un poco de buena voluntad, una dedicación permanente y una buena coordinación de cualidades con promoción alcanzan, razón por la cual no dudamos que otros festivales habrán de seguir muy pronto a éste. Sería una lástima que se perdieran esfuerzos tan significativos como los que caracterizaron al "Festival criollo de la canción" del "Pabellón de las Rosas". Y la mejor manera de no llegar a extravíos es la de organizar más y más manifestaciones de igual índole. Las esperamos. Y ello, en la seguridad de que —de ser importantes y sinceras— merecerán el mismo trato preferencial que hoy otorgamos a la cumplida entre el 27 y el 28 de febrero, con el apoyo de FOLKLORE Radio Carve  y "Conaprole" de Piriápolis.-

RODRIGUEZ ROQUE.


Legendario Conjunto Folklórico "Los Esteños" de Piriápolis.


Los Esteños con Horacio Guarany en El Pabellón de las Rosas (Década del '60)





Piriápolis tuvo cosas muy peculiares. Una de ellas fue  los carritos tirados por chivos que surcaban las calles de la  ciudad y ofrecían sus paseos para los más chicos. En una época, decenas de éstos animales deambulaban en estado salvaje por los cerros de Piriápolis, y alguna  gente los atrapaba y domesticaba. El ingenio popular  llegó a idear este paseo que se convirtió en una  fuente de trabajo para muchos "piriapolenses" y ofrecía un atractivo singularísimo. Lamentablemente el abuso, hizo que los chivos salvajes se extinguieran en los cerros, y luego  el progreso y algunos "progresistas" preocupados por la estética del balneario, le dieron jaque mate a ésta autentica y simpática atracción.


Antiguos Taxis en La Rambla hacia 1960.




Sinopsis del largometraje documental del director Gaby Zeballos y Anabel Bouza, declarado recientemente de interes cultural por el MEC, y con el sello de calidad de ALADI latinoamérica,trata la vida y obra de Francisco Piria, contado por eruditos y gente que le conoció en persona, algunos de ellos fueron las manos que ayudaron a construir su sueño, Piriàpolis. Las diferentes caras de un mismo hombre.
Una mente sin límites, mas allá del tiempo...y la muerte.
La verdadera historia de un mito.




Pescadores artesanales de Piriápolis - Foto de Nicolas Celaya.


HERMANO PESCADOR - MIRTHA SALVATICO
(Santiago Galeano - Mirtha Selvático)



 Mirtha Salvático - Folklorista de Piriápolis.



La Fuente de Venus es una de las tres fuentes proyectadas por Francisco Piria dentro del balneario. Se trata de una réplica intacta de la Venus del templo griego de Villa Paravicini, en Italia. El agua de la fuente brota del cántaro que sostiene la Venus. Alrededor de la fuente hay un parque con árboles  y juegos para niños. 

Punta Colorada - Foto: Héctor Lincz.


PUNTA COLORADA - MIGUEL LEQUONA
(Miguel Lequona)


*Miguel Lequona fue un poeta y cantor oriundo de Minas, que se afincó en Piriápolis en la década del '60. Muy pocos datos podemos ofrecer de éste artista, solo que enamorado de los encantos de Piriápolis le compuso decenas de canciones y poemas, entre ellos un Homenaje a Francisco Piria que  rescató el folklorista de Piriápolis Julio Caballero, y que incluimos anteriormente en este artículo. 



En las  serranías de Piriapolis crecen muchas especies de hierbas y plantas medicinales autóctonas, como la flor de la marcela, la yerba de la piedra, la carqueja etc.












En otros tiempos eran recolectadas por los emblemáticos vendedores de yuyos, que se dedicaban gran parte del año a   juntar  todo tipo de hierbas medicinales que luego ofrecían a los turistas. Estos vendedores de yuyos o "yuyeros", también formaron parte del atractivo del balneario pregonando sus yuyitos por doquier. Hoy a lo sumo se puede ver algún ramo de flor de marcela en alguna verdulería.










(...) No hay poeta que pueda cantarte con sus letras (Piriápolis); ni artista con su pluma y todo su verbo que pueda decir lo que el Este encierra. Ni pintor que pueda, plasmar en sus telas, tanta belleza...
Estoy sentado en el puerto, el sol golpeándome en el rostro, lleno mis pulmones de este aire salino, miro a esos sufridos pescadores con sus frutos del mar, y vuelvo a recordar al viejo yuyero, el del sombrero raído, el del traje de brin azul, ese que conversa solo y doy gracias al cielo y a Dios, por haberlo encontrado otra vez, ofrecerle mi mano, y comprenderlo, admirarlo, ya que en ese hombre está plasmado mi personaje, espejo de Piriápolis.
Posa una gaviota sobre una pita de amarre, se recorta en el horizonte como símbolo viviente, de libertad pureza, paz y ansias de emigrante.
Se oculta el sol en el poniente y llega como un eco muy lejano el desafinado pregón, de: "—¡yuyos, compre yuyos señor...!".


Fragmento del Cuento "El Vendedor de Yuyos" de Luis Alberto Quevedo. 

Luis Alberto Quevedo fue un poeta y escritor nacido en San José y radicado más tarde en Piriápolis. Enamorado del Balneario y de las letras,  fue un importante motivador de cuanta cosa  se realizará en la zona y un activista cultural incansable. Escribió varios libros de poemas y cuentos, muchos de ellos describen a  personajes "piriapolenses" inolvidables, y en sus versos dejó plasmado el paisaje de cerros y playas que tanto amó. 










Atardecer en Piriápolis - Foto Marcekaplan


A PIRIAPOLIS (poema)
Luis A. Quijano.
Es Piriápolis una estrella prodigiosa
que del cielo una noche se escapó,
y escondiendo su estela luminosa
entre el mar y la sierra se ocultó.

Forjador de ilusiones y de sueños
solo Piria soñando lo encontró,
mas no es suyo a pesar de ser su dueño
a nosotros su sueño nos legó.

Como él quisiera contemplarlo
y mirarlo igual que él lo miró,
a su espíritu quisiera yo pasearlo
y a su sueño llevarlo entre los dos.

Recoger las horas de los desalientos
y en una mochila poderlo llevar,
y sobre las rocas ir tirando al viento
las desilusiones que puedan quedar.

Llenarme  los ojos de color y espuma
gozar en la playa con él al pasar,
el gris de la sierra tras la blanca bruma
el azul del cielo y el verde del mar.

*Luis Quijano fue escritor, poeta, cantor,  y un entusiasta de las artes y la cultura que desparramaba iniciativas por doquier y que siempre estaba inventando tertulias y eventos en Piriápolis. En algún momento ocupó la Dirección de Cultura de la ciudad. Escribió varios poemas históricos sobre los acontecimientos del departamento de Maldonado además de cuentos y otros escritos. Este bello poema que lleva la música de su hija, Cristina Quijano, (también cantante de Piriápolis) y que ella interpreta singularmente,  es uno de los tantos que Luis Quijano le escribió a Piriápolis, al  paisaje y la belleza de éste lugar que él llevaba prendido muy dentro de su corazón.

Vista de Punta Fría.

DESDE LA COSTA (PIRIAPOLIS  AMANECE) - ALEJANDRO REYES
(Alejandro Reyes)



DESDE LA COSTA.
Piriápolis amanece
de madrugada serena
y el sol calienta la playa
sobre el cristal de la arena.

Misterios que encierra el Plata
en este rincón de encanto
cantar de cerros y playas
paisaje que se ha hecho canto.

No hay rumbo no hay horizonte
todo es paisaje y distancia
la brisa me huele a verde
de delicada fragancia.
 
El viento se lleva el eco
de poesías encantadas
y hay un hechizo de tiempo
al despuntar la mañana.

(Estribillo)

¡Ay!
quiero en el río encerrar  mi canto
robarle al cerro su verde manto,
quiero ser playa, paisaje y sal.

¡Ay!
Deten el tiempo que aquí me quedo
en éstas costas bajo este cielo,
no hay en el mundo lugar igual.

*Letra y música: Alejandro Reyes.


Foto http://blogsdelagente.com/vani310/tag/piriapolis/


PIRIAPOLIS, YO TAMBIEN TE DIGO ADIÓS.
(poema) Alejandro Reyes.
Piriápolis,
amanecer sobre la arena de tus playas
después de amar hasta el delirio del amor,
y confundirnos con la sal, la sal la espuma
tu piel mojada de ternura y de pasión.


Piriápolis,
si allá en tu puerto fue su boca la bahía
en donde el barco de mis labios naufragó,
fueron azules otra vez las golondrinas
cuando en la rambla aquella noche me besó.


Piriápolis,
yo quise hablarle de tus cerros pero en cambio
ella en tus cerros de mi mano se perdió,
quise pintar en su mejilla "El San Antonio"
y en su mirada "El San Antonio" se calcó.


Piriápolis,
no puede haber una canción como la mía
si ella te amaba tanto, tanto como yo,
y al prometerme que una vez regresaría
desde esa tarde yo te nombro por los dos.


Piriápolis,
tu luna blanca está tan blanca muda y fría
y aquí en el puerto hoy es tan gris la cerrazón,
desde la rambla trae el  invierno la neblina
si ella no vuelve yo también te digo adiós.



Foto: http://fotosborjalvarez.blogspot.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario