viernes, 24 de agosto de 2012

Generalidades sobre la huerta

GENERALIDADES SOBRE LA HUERTA 
*Julio R. Tiscornia


Se llama huerta la fracción de terreno destinada a la producción de hortalizas, legumbres y verduras y diversas especies de plantas condimentarías, aromáticas, y algunas medicinales.
Muchas veces las hortalizas se cultivan entre filas de plantaciones frutales, como también se pueden incluir en las huertas diversas plantas de adorno y algunos árboles de sombra. A este cultivo mixto suele llamárselo Puerro.
En general, la huerta debe ocupar un terreno limpio de todo otra vegetación, sin otros cultivos que puedan competir con el de las hortalizas, ya que éstas son muy exigentes y necesitan toda la fertilidad del suelo, el que además es indispensable abonar anualmente con estiércol o con abonos químicos.
Los productos hortícolas son parte importante de la alimenta­ción humana en todos los países, especialmente de los habitantes de las ciudades, cuya dieta es más variada que en el campo, debido al mayor  refinamiento en el gusto de las personas y más facilidades para la adquisición. Los habitantes del campo, sobre todo en nuestro país, tienen una alimentación poco variada, en la que entran escaso; productos hortenses. Empero, para su misma economía convendría un amplio consumo de ellos, que cada cual podría producir, con la ventaja, al contar con todas las facilidades, sea de terreno, tiempo o herramientas, de hacerlo con poco gasto.
En las ciudades, donde no hay ni terrenos ni tiempo para producir hortalizas, existe un importante mercado para ellas. Puede calcularse que más de un 10% del dinero invertido en la compra de alimentos lo es en productos hortenses.
Por cálculos que he realizado y que se acercan mucho a la realidad, resulta que si un consumidor gasta mil pesos en hortalizas, el productor recibe menos de la mitad de esa suma. La diferencia queda en manos de intermediarios, como ser: acopiadores, consignatarios, revendedores, transportistas, etc., pues el producto pasa por lo menos por tres manos antes de que llegue al consumidor.
Producir las hortalizas en casa significa entonces una importante economía. Aun en el caso de las ferias francas de las ciudades, hay por lo menos un intermediario entre el productor (que sólo excepcionalmente vende en la feria) y el mismo feriante (que viene a ser otro intermediario).


Clasificación de las huertas
1. Familiares o del hogar.
En la casa de familia, en la chacra y en la estancia, con cultivos variados y alternados.
2. De negocio.
Para surtir a los mercados de las grandes ciudades. Con cultivos variables según las perspectivas del mercado: A.  Producción variada. B.  Monocultivo.
3. Didácticas y experimentales. Oficiales y particulares.
A. Dedicadas a la experimentación y obtención de nuevas variedades.
B. A la producción de semillas.
A Industriales o en gran escala. Para el mercado. Para industrializar.
Consultando la conveniencia económica de la huerta en com­binación con la mano de obra industrial y las conveniencias ecológicas.
Replanteo o planteo de la huerta
De acuerdo con la clasificación que hemos hecho de las huertas debe estudiarse la distribución. Es necesario conocer todos los elementos que forman la huerta, ya que no se trata sólo del cultivo, sino que hay que considerar las instalaciones, herramientas, depósitos, riego, etc.
Prepararemos una lista de lo fundamental e indispensable y luego buscaremos la forma más conveniente de organizarlo en el terreno de que se disponga.

Lo que necesita la huerta familiar para su replanteo:

a) Una extensión de terreno que se puede considerar suficiente con 100 m2 (10 x 10m) para cada persona si de ella deben salir todas las hortalizas que se consumen en el año.
b) Una canilla para riego cada 100 m2.
c) Caminos de acceso de 1 1/2 m de ancho por cada sección de 100 m2.
d) Una pileta o media tina para higienizar los productos bajo las canillas.
e) Un lugar para guardar herramientas y semillas, de 2 x 2 m de superficie. Las herramientas indispensables son: dos palas, dos azadas, un rastrillo, dos escardillos, una regadera con flor. Una manguera de 10 m de largo por cada 200 m2, una carretilla. Una zaranda, un pulverizador de mano. Además: abonos, insectici­das, semillas.
f) Un lugar para hacer los almácigos.

 *Julio R. Tiscornia

No hay comentarios:

Publicar un comentario